mayo 21, 2024

El tridente de Stafford, Kupp y Donald corona a los Rams en la Super Bowl

2 minutos de lectura

La victoria de Los Ángeles le debe todo al trabajo del equipo defensivo, aunado a su mariscal de campo y receptor, que neutralizó el intento de hazaña de los Bengals de Joe Burrow

En el fútbol americano, el imán perfecto siempre es el quarterback, el encargado de lanzar el balón. Los verdaderos obreros del juego son los que pertenecen al equipo defensivo porque son los que se encargan de dar palizas para evitar el avance de su rival. Los Rams de los Ángeles han ganado su segunda Super Bowl, en gran medida, gracias a sus fortachones defensas que sofocaron cualquier intento de hazaña de los Bengals, el equipo que nunca ha ganado un título y que, de hecho, suma su tercera derrota en una gran final de la NFL.

Aaron Donald, número 99, fue una fiera. En todo el juego tuvo en la mira a Joe Burrow, el mariscal de campo de Cincinnati. Su labor era frustrar cualquier avanzada del quarterback. También el de provocar algún error. En todo el juego logró cuatro tacleadas y dos capturas a Burrow, una de ellas en la última oportunidad de los Bengals por conseguir la zona del gol de campo, clave para empatar el juego. Ahí emergió Donald, nacido en Pensilvania y de 30 años. Esa jugada le valió a Los Ángeles el partido. Durante su carrera en la NFL ha ganado tres veces el premio a mejor defensivo de la liga y, este domingo, en cada jugada pedía ceñirse el anillo de campeón, algo que le faltaba.

Junto a Aaron Donald también destacó Von Miller, quien ya había sido campeón de la Super Bowl con los Broncos de Denver. Darious Williams y Ernest Jones aportaron con sus bloqueos para que los Bengals no ganaran. Los analistas de la NFL ponían como candidato al jugador más valioso del juego (MVP) a Donald, sin embargo, el galardón se lo quedó Cooper Kupp. El receptor de los Rams, de 28 años, fue decisivo para que funcionara la ofensiva. En la Super Bowl colaboró con ocho recepciones importantes para que los suyos avanzaran en el campo y en el marcador. Y fue la imagen del partido al conseguir a falta de 1:25 en el reloj el touchdown de la victoria. De hecho, atrapó el balón en la zona de anotación dos veces, pero una fue invalidada por una serie de infracciones sobre el campo.