diciembre 10, 2023

Del ‘oro’ que todo cambió al ‘oro’ que todo consolidó

1 minuto de lectura

Al no ser torneo FIFA, los equipos pierden la obligación de prestar a sus jugadores

Apoyo total, respaldo absoluto, prioridad a la Selección Olímpica en un verano cargado de futbol. Un discurso repetitivo en cada comparecencia de Yon de Luisa. Irónicamente, fue un equipo mexicano el que cedió a su mejor futbolista en la historia y al recién contratado como el fichaje mejor pagado en la Liga MX, para que fueran los dos refuerzos de una selección francesa que no existió.

Al no ser torneo FIFA, los equipos pierden la obligación de prestar a sus jugadores. Hicieron valer su derecho y poco les importó, incluso que la selección de su país trascienda. Fueron los propios clubes de la Ligue 1 los que comandaron esta negativa, anteponiendo sus intereses sobre un reconocimiento internacional. Eduardo Camavinga, Gautier Larsonneur, Malang Sarr, William Saliba, Benoit Badiashile, Maxence Caqueret, Jonathan Ikoné y Amine Gouiri se quedaron en casa, obligando al técnico Sylvain Ripoli a cambiar su lista y tener que alinear un 11 completamente distinto al que tenía en mente.

En México, la historia fue distinta. Ahorrándose el desgaste que conlleva la negociación generalmente inútil y vana con los clubes europeos, Gerardo Torrado se concentró en convencer al Betis para tener a Diego Lainez como el gran refuerzo que está siendo, sin necesidad de romper la regla del límite de edad.